El láser ha revolucionado el mundo de la estética favoreciendo la realización de múltiples tipos de tratamientos (lifting, manchasen la piel, arañas vasculares, lipólisis, celulitis, depilación, eliminación de arrugas, etc.), aportando en general soluciones más eficaces, menos invasivas o agresivas y con menores efectos adversos.

En el caso de la depilación el láser ha cambiado radicalmente el panorama, pues permite evitar otros métodos que, como la cera, el rasurado o las cremas depilatorias suponen soluciones temporales que no sólo no impiden que el vello crezca nuevamente, sino que además lo hace adquiriendo una mayor fuerza y grosor. Por otra parte, el láser permite la depilación de zonas más amplias del cuerpo, eliminando definitivamente hasta el 80% del vello en la primera sesión, pudiendo llegarse a lo que ya se denomina como depilación definitiva, aun cuando siempre habrá que someterse a una sesión cada uno o dos años para eliminar el poco que puede volver a crecer y que además pierde grosor.

En la actualidad se dispone de diferentes tipos de láser para depilación cuya efectividad en los diferentes tipos de piel y coloración del vello está demostrada, siempre que sean manejados por un experto, pues de lo contrario se pueden sufrir quemaduras, enrojecimiento de la piel, etc. 

No obstante, la depilación láser tiene sus limitaciones, ya que su eficacia depende de la cantidad de melanina contenida en el pelo y en la piel, pues actúa directamente sobre ella, penetrando en el folículo piloso y quemándolo sin dañar la piel. De este modo, dependiendo del tipo de láser que se utilice se podrá depilar toda aquella persona cuya piel sea de un fototipo inferior o igual a VI. Dada su elevada concentración de melanina, no podrán hacerlo las pieles muy oscuras.

Del mismo modo, la eficacia de la depilación láser pierde eficacia en la medida en que se aclara la coloración del vello (canas, rubios y pelirrojos) y se reduce su grosor. Aun así, la principal ventaja es que permite eliminar los más visibles, es decir, aquellos que más perjudican a la estética corporal.

Gracias a los láser los hombres han entrado en la moda de la depilación corporal, ya que la depilación láser permite tratar eliminar el vello de zonas extensas sin tener que someterse a la tortura de la cera cada poco tiempo, sino una o dos veces al año y sólo para eliminar una pequeña cantidad de vello que ha rebrotado. Pese a ello, la depilación debe realizarse por zonas, lo que exige varias sesiones.

Ahora, la tecnología láser para la depilación evoluciona rápidamente e incluso se dispone ya de aparatos que son prácticamente indoloros y que permiten realizarla incluso en pieles bronceadas, lo que hace muy poco tiempo no era posible. Lo importante es ponerse siempre en manos de especialistas cualificados y en clínicas que dispongan de diferentes tipos de láser, de modo que se utilice siempre el más adecuado para cada tipo de piel y color del vello.